1. Accueil
  2. En portada
  3. Hong Kong : Informe del departamento ACT
En portada

Hong Kong : Informe del departamento ACT

A diferencia de las escalas anteriores, esta vez el equipo no visitó vertederos u otras instalaciones de gestión de residuos debido a limitaciones de tiempo. Sin embargo, hubo muchos intercambios con activistas ambientales, empresas que actúan sobre el tema y funcionarios gubernamentales. Estas reuniones permitieron poner de relieve los problemas a los que se enfrentan hoy en día los países industrializados, abrumados por enormes cantidades de residuos plásticos, que se encontraban sin la infraestructura suficiente cuando China decidió repentinamente, a finales de 2017, dejar de tratar los residuos supuestamente reciclables procedentes del extranjero, debido a las consecuencias medioambientales y sociales generadas por este negocio.

Durante el tradicional taller “Plastic Waste to Energy”, celebrado a bordo de la embarcación Race for Water en cada escala – que tiene como objetivo reunir a los sectores público, privado y de la sociedad civil para debatir el problema del plástico -, el Sr. W.Y. Wong, del Departamento de Protección del Medio Ambiente de Hong Kong, comenzó su presentación hablando del reto de la gestión de los residuos de plástico. Los costes de recogida, separación, limpieza y preparación para un reciclado eficaz son enormes. En 2017, cuando China continental aún no había cerrado sus puertas a los plásticos, de las 900.000 toneladas generadas en Hong Kong, sólo 120.000 toneladas se recogieron para ser reciclados. El 83% se envió a China, el 5% a otros países asiáticos y sólo el 12% se recicló localmente. Para las 780.000 toneladas restantes de residuos plásticos, no hay alternativa a los vertederos. La megalópolis de Hong Kong cuenta actualmente con tres vertederos en servicio, todos los cuales ya han superado su capacidad.

Las cifras de 2018 se esperan para finales de noviembre. Se espera que la proporción de vertederos sea aún mayor debido a la falta de salidas comerciales para los residuos.

A continuación, el Sr. Wong nos presentó el proyecto piloto que el Gobierno acaba de poner en marcha durante dos años sobre la recogida de residuos plásticos domésticos. Actualmente, sólo 10.000 toneladas de residuos domésticos son recuperadas por la ciudad. El bajo índice de recogida se debe, al parecer, principalmente a la falta de confianza del público en el sistema de reciclado. El objetivo de este proyecto piloto es, por lo tanto, probar una colección de plástico gratuita en casa en tres distritos representativos del territorio (Est, Kwun Tong y Sha Tin). Los residuos plásticos recogidos serán transformados entonces localmente en materia prima o directamente en productos reciclados para que la población pueda recuperar la confianza en toda la cadena.

El proyecto piloto también cubrirá los residuos plásticos procedentes de escuelas y organismos públicos e incluye el establecimiento de puntos de recogida móviles, así como actividades educativas para incentivar a un público más amplio a participar en el reciclaje de residuos plásticos. Los datos obtenidos y la experiencia adquirida se utilizarán para implementar el servicio en todo el país.

El anuncio de este proyecto piloto fue recibido con sentimientos mixtos por parte de los participantes del taller, especialmente en lo que se refiere al presupuesto asignado al proyecto, que parecía muy limitado en comparación con sus ambiciones. Y sobre la posibilidad real de reciclar todos estos plásticos cuando se sabe que gran parte de ellos plantean problemas de salud o no son reciclables mecánicamente.

Por eso China ha cerrado sus puertas. Entre el 30 y el 40% de los plásticos que recibían del extranjero no podían ser reciclados, terminaban en la naturaleza o siendo quemados al aire libre, lo que causaba una grave contaminación del aire, el suelo y el agua, y problemas de salud para las poblaciones circundantes.

Por lo tanto, muchas de las personas con las que nos reunimos deploraron la falta de interés serio del gobierno por las cuestiones ambientales. La producción de energía todavía basada principalmente en el carbón y la gestión básica de residuos, son claramente los puntos de desacuerdo. Sin embargo, el territorio genera cerca deUS$ 15 mil millonesen ganancias cada año y tiene la capacidad de ser ejemplar.

Recibimos la visita del Sr. Wong Kam Sing, Ministro de Medio Ambiente de Hong Kong, junto con varios representantes de la Oficina de Medio Ambiente y de la Agencia de Protección Ambiental. También invitaron a 15 “héroes de la limpieza costera de las costas” seleccionados de organizaciones locales que luchan contra la contaminación por plásticos en la Bahía de Hong Kong. El Sr. Wong Kam Sing nos dijo que la lucha contra la contaminación por plásticos era uno de los principales temas discutidos por el gobierno y que los siguientes seis puntos de acción estaban actualmente bajo consideración:

– la aplicación de un sistema de responsabilidad de los fabricantes de botellas de plástico

– un régimen fiscal medioambiental para las bolsas de plástico

– la reducción de los envases de plástico en el sector minorista

– la eliminación de las micro-esferas de plástico en los cosméticos

– el despliegue de fuentes de agua inteligentes y campañas educativas ‘cero plástico’ en los campus escolares

– un proyecto piloto de almuerzos sin plástico en las escuelas primarias y secundarias

Esperemos que estos compromisos no sean meros efectos de anuncio vacíos y que estas acciones se apliquen rápidamente. Porque en términos de patrones de consumo local, muy pocos de los 7,5 millones de habitantes parecen ser conscientes de las montañas de residuos que se acumulan alrededor de su ciudad y de la urgente necesidad de reducir estos volúmenes. Empezando por el omnipresente sobre-envasado en las tiendas y la cantidad de comidas para llevar que se venden todos los días, a menudo en bandejas de poli-estireno, para alimentar a una población hiperactiva que no tiene ni un minuto que perder.

Doug Woodring, fundador de la ONG Ocean Recovery, también habló durante el taller y nos proporcionó elementos contextuales. La cantidad de botellas de plástico consumidas cada año, por ejemplo, puede cubrir toda la zona de Port Victoria. Esto representa casi 5 millones de botellas consumidas al día. Sin embargo, el agua es potable en Hong Kong.

Sin embargo, para Doug, la mayor parte de la contaminación por plásticos de las aguas de Hong Kong proviene del delta del río Pearl en la China continental, donde viven 80 millones de personas, y donde la mala gestión de los residuos, combinada con las fuertes lluvias estacionales, causa un verdadero tsunami de desechos en la costa de Hong Kong en la desembocadura del rio. Este fenómeno se repite casi todos los años; sin embargo, no se pone nada en marcha para al menos tratar de recuperar la mayor parte de estos residuos.

Las consecuencias son visibles hasta en las profundidades de los océanos, como lo demuestran las cantidades de residuos descubiertos por nuestros equipos junto a Harry Chan, quien nos condujo a un verdadero vertedero submarino situado en una bahía de la isla de Lamma. Este jubilado de 60 años está luchando en cuerpo y alma para preservar el océano contra las redes fantasma y los residuos plásticos que se acumulan en el fondo del mar. Organiza regularmente limpiezas submarinas y promueve un amplio conocimiento sobre estos tristes tesoros marítimos con el fin de sensibilizar a la opinión pública. Sobre todo, porque bahía en la que hemos buceado es también el hogar de granjas de peces, y acoge cada fin de semana a muchos turistas que vienen a bañarse y a degustar las especialidades de marisco……

Doug Woodring también comparte nuestra visión de que el mayor poder y deber para el cambio reside en el nivel corporativo. Pero observa una falta de normas e incentivos. Esto conduce a una producción excesiva de residuos. “Cualquier minorista y productor puede hacer lo que quiera hoy en día, y no tiene ninguna obligación de recuperar sus envases y, por lo tanto, hacerlos totalmente reciclables o fáciles de procesar. Sin embargo, son ellos los que los ponen en el mercado. Por lo tanto, deben encontrar la manera de dar a sus envases una segunda vida.”

Algunas empresas lo han comprendido y están empezando a hacerlo. Este es el caso del Grupo Carrefour, cuyo director de desarrollo sostenible para Asia, Romain Zanna-Bellegarde, nos mostró cómo la empresa logró detener el uso de 50 millones de bolsas de plástico de un solo uso en una sola decisión. Estas “bolsas de polietileno” se utilizan ampliamente para transportar y proteger los productos desde su lugar de producción hasta los lugares de distribución. Carrefour empaquetaba individualmente cada una de estas prendas diseñadas en Asia y vendidas en Europa. Simplemente han puesto fin a esta práctica, que se considera innecesaria y perjudicial, y ahora abogan por el transporte a granel. También están explorando alternativas a los plásticos, especialmente para los productos alimenticios, como las bandejas hechas con residuos de arrozales, que actualmente se están probando en Europa en algunos de sus supermercados. Principalmente buscan involucrar a otras empresas para ganar peso con sus proveedores e incentivarles a reducir el uso del plástico.

Doug aboga, en este sentido, por más incentivos financieros tales como recortes de impuestos, que inspirarían más innovación, y convencería a más empresarios a invertir en infraestructura o nuevas tecnologías para hacer frente al complejo y global desafío de la contaminación por plásticos.

Por lo tanto, hay muchas iniciativas para luchar contra la contaminación por plásticos, pero el reto está aún lejos de ser superado. Se está acabando el tiempo para que Hong Kong (sus empresas, gobierno y gente) se de cuenta del valor de su medio ambiente y no ponga en peligro la salud de la población y la riqueza de la biodiversidad local.

 Camille Rollin , responsable ACT

 

 

Gracias a nuestros socios locales

¿Le ha gustado este artículo? ¡Compártalo!

Nuestros patrocinadores

Patrocinador principal
Patrocinadores oficiales
Cada gota cuenta
Apoye los programas
Learn — Share — Act
de la Fundación Race for Water
Nuestro sincero agradecimiento a ZEP por su aporte desinteresado a la fundación Race for Water.