1. Accueil
  2. En portada
  3. Una mirada retrospectiva a la primera reunión intergubernamental contra los plásticos
En portada
¿Es el fin de los plásticos?

Una mirada retrospectiva a la primera reunión intergubernamental contra los plásticos

La primera reunión del Comité Intergubernamental de Negociación sobre Plásticos se celebró en Punta del Este, Uruguay. El comité fue convocado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente el pasado mes de febrero con el objetivo de poner en marcha en dos años uno de los instrumentos ambientales más importantes de la historia: un tratado global jurídicamente vinculante contra la contaminación plástica, incluso en el medio marino. 

Varios temas importantes de esta crisis ambiental, llevados por actores de la sociedad civil, fueron recordados por un número creciente de Estados Miembros en sus declaraciones:  

  • la necesidad de considerar todos los impactos del plástico a lo largo de su ciclo de vida, comenzando con la extracción de materias primas; 
  • la reducción necesaria de la producción de plástico; 
  • la eliminación de sustancias tóxicas y la necesidad de transparencia en la composición de los plásticos; 
  • el desarrollo de normas internacionales en el diseño de plásticos; 
  • la aplicación del principio de “quien contamina paga” con el fin de trasladar los costes de las externalidades causadas por la contaminación por plásticos, actualmente pagadas por la sociedad, a las empresas responsables de esta contaminación; 
  • la necesidad de apoyo técnico y financiero para los países del Sur; 
  • La necesidad de una transición justa e inclusiva para las comunidades más afectadas por la contaminación plástica (trabajadores, mujeres, niños, comunidades pobres); incluida la participación de recolectores informales de residuos, una comunidad de trabajadores que representa a 20 millones de personas en todo el mundo, en las próximas negociaciones del comité.  

Las ambiciones más altas son, como era de esperar, impulsadas por algunos de los países más afectados por la crisis del plástico: varios estados de América Latina, el Caribe, África y los Pequeños Estados Insulares del Pacífico. Cuentan con el apoyo en muchos puntos de la Unión Europea y de otros países del norte, como Noruega y Suiza. Pero se enfrentan a las posiciones de los principales países productores de petróleo, plásticos y otros aditivos químicos, que buscan reducir este tratado a compromisos voluntarios, a planes de acción nacionales, centrándose en el final de la vida útil de los plásticos. Este es el caso de países como Estados Unidos, los países del Golfo, Rusia, China y, en cierta medida, Japón. 

Esta semana iba a dedicarse principalmente a elementos técnicos más que sustantivos, como la elección de la Mesa y el reglamento. Ninguno de los dos puntos pudo finalizarse por completo, por lo que se posponen para la próxima ronda de negociaciones. Sin embargo, estos son puntos cruciales, como el método de toma de decisiones que actualmente está bloqueado por los Estados que desean operar por consenso. Este modelo ha mostrado sus límites en los acuerdos climáticos, mientras que un voto mayoritario evitaría que unos pocos países bloqueen las posiciones apoyadas por el mayor número. También es necesario aclarar algunas zonas grises relativas a la participación de las partes interesadas no gubernamentales en futuras negociaciones. Debe garantizarse la participación de todos los actores de la sociedad civil. Es esencial para que los científicos, los representantes de los trabajadores, las mujeres, los jóvenes, las autoridades locales, las ONG, pero también los pueblos indígenas puedan aportar sus conocimientos fundamentales para avanzar en la dirección correcta. Por otro lado, los grandes contaminadores industriales están bien establecidos y, a veces, incluso ocultos bajo la etiqueta de «ONG». Se han alzado voces para excluir al menos a las empresas petroquímicas de las negociaciones, para que pueda surgir un acuerdo más fuerte. Esto se había hecho para los acuerdos antitabaco en los que no se permitía a las marcas de cigarrillos participar en las discusiones.  

Nos vemos en mayo de 2023 en París, para la segunda ronda de negociaciones que, esperamos, nos permita finalmente llegar al corazón de los debates sobre el contenido del tratado. En vista del desastre causado actualmente por nuestra adicción al plástico, este tratado debe ser ambicioso, establecer objetivos vinculantes y poner la protección de la salud humana y ambiental y la justicia social en el centro de las decisiones. 

¿Le ha gustado este artículo? ¡Compártalo!
Nueva serie de vídeos
La Fundación Race for Water se reunió con expertos en las numerosas cuestiones que rodean la crisis del plástico.

Más información sobre nuestro programa LEARN