1. Accueil
  2. En portada
  3. La exportación ilegal de plásticos en Indonesia: ¡un escándalo!
En portada

La exportación ilegal de plásticos en Indonesia: ¡un escándalo!

¡Deplorable! La palabra no es lo suficientemente fuerte como para denunciar lo que el equipo Act de Race for Water ha descubierto en el este de la isla de Java.

El pueblo de Bangun, ubicado a una hora del gran puerto comercial de Surabaya, está literalmente cubierto con desechos plásticos que llegan ilegalmente del extranjero. Cajas de cacao estadounidenses, cartones de zumo franceses, envoltorios de queso irlandés, bolsas de plástico australianas, bolsitas griegas y otros residuos plásticos demasiado costosos para clasificar y, a menudo, imposibles de reciclar en sus países de origen, llevan acumulándose en los montículos de este pueblo desde hace treinta años.

Sin embargo, la importación de residuos domésticos no es legal en Indonesia. Aun así, 54 países infringen la ley por medios perfeccionados que han permitido el establecimiento de toda una economía local. ¿Pero a qué costo para la gente local y el medio ambiente?

Indonesia carece de celulosa para la fabricación de papel. Importa papel y cartón usado del exterior. Desde la década de 1970, las fábricas de papel han encontrado residuos clandestinos escondidos intencionadamente en contenedores. Devolver los bienes o emprender acciones legales no era económicamente viable. Así que comenzaron a separar los residuos para recuperar únicamente la celulosa. El resto lo arrojaban directamente en el río adyacente. En la década de 1980, los residentes del pueblo de Bangun decidieron recuperarlos para obtener el máximo valor.

Para tener una idea de la aceleración del fenómeno, en la década de 1970, la fábrica principal en la zona tenía una sola línea de clasificación. Hoy tiene 7. Cada año, los 12 productores de papel en la región de Java Oriental importan oficialmente 700,000 toneladas de papel. Del 30 a 40% es realmente plástico.

Los residuos mezclados se trituran, limpian y separan por baños sucesivos en las fábricas de papel. La celulosa y los residuos más valiosos se recuperan y revenden. El resto se reparte, en pequeños trozos todavía goteando, en tres pueblos, incluido el que pudimos visitar.

Los camiones descargan la “mercancía” de forma gratuita en un enorme terreno central donde cualquier habitante puede venir y llevarse lo que quiera. Algunos prefieren pagar y recibir entregas a domicilio de lotes supuestamente más interesantes.

La minuciosa y concienzuda labor puede entonces comenzar. Con sus manos, sentados en los montones de basura casi exclusivamente occidentales, las personas (a menudo mujeres, niños y ancianos) buscan el grial: plásticos aun enteros o trozos lo suficientemente grandes para ser vendidos a empresas de reciclaje de la región. A veces encuentran billetes extranjeros o joyas, ¡y entonces es un día de fiesta!

En cuanto al resto, y hablamos de la mayoría de los residuos esparcidos en antiguos arrozales, es la guinda del pastel. Se vende a granel a empresas de tofu para alimentar su horno y hervir la soja. El plástico, accesible a un costo muy bajo, reemplazó a la madera como combustible hace 25 años.

Económicamente, todos ganan. Los exagricultores prefieren la garantía del ingreso diario que les trae el trabajo de recolectores de residuos, a los imprevistos climáticos y la estacionalidad del trabajo en los arrozales. La industria del tofu sobrevive con un combustible de bajo costo, lo que le permite importar soja de EE.UU. (¡problema!) o China, ya que el grano local no es lo suficientemente lechoso.

Pero las emisiones tóxicas, ilustradas por los humos negros que salen de los calderos, preocupan a pocas personas, y mucho menos a los transportistas ilegales que probablemente están más preocupados por sus estadísticas nacionales de reciclaje o sus objetivos de reducción de enterramiento de desechos en sus países.

Mientras tanto, Indonesia, al igual que muchos países asiáticos y africanos que recuperan nuestros residuos no reciclables, ya están desbordados por los suyos. Sin embargo, esta mano de obra trabajadora y eficiente podría encargarse de los desechos locales y reducir significativamente las cantidades que fluyen diariamente hacia los océanos, principalmente debido a la falta de infraestructura de gestión de desechos. Vuelven a nosotros en forma de micro-plásticos en nuestros platos. ¿De quién es la culpa?

¿Le ha gustado este artículo? ¡Compártalo!

Nuestros patrocinadores

Patrocinador principal
Patrocinadores oficiales