1. Accueil
  2. En portada
  3. Malasia, el quinto contaminador global de plásticos en los océanos
En portada

Malasia, el quinto contaminador global de plásticos en los océanos

Los problemas medioambientales relacionados con los residuos plásticos se han convertido en una preocupación de gran alcance en Malasia, que se sitúa en el octavo lugar en el rango mundial de los países donde los desechos plásticos son los peor manejados. El estudio de Jenna R. Jambeck estimó que Malasia había gestionado mal 0,94 millones de toneladas de residuos plásticos en 2010, de los cuales 0,14 a 0,37 millones de toneladas podrían haber terminado en los océanos. Malasia, según este mismo estudio, es el quinto contaminador global de plásticos en los océanos.

Así que, durante nuestra escala en Sabah, buscamos comprender mejor esta situación y sus retos para ayudar a implementar las soluciones más apropiadas.

Sabah es un estado de Malasia que ocupa la parte norte de la isla de Borneo. Es famoso por el Monte Kinabalu, que se eleva a 4.095 metros sobre el nivel del mar, pero su fama también proviene de sus playas paradisíacas, arrecifes de coral y selva tropical. Varios parques nacionales, tanto en tierra como en el mar, albergan una abundante fauna incluyendo los Orangutanes, la emblemática especie en peligro crítico de extinción.

La economía de Sabah se basa principalmente en el sector primario. Las principales producciones son petróleo, gas, madera tropical y aceite de palma. El turismo también se ha desarrollado extremadamente rápido en los últimos años.

Como en muchas partes del planeta donde la naturaleza es rica y generosa, la explosión demográfica, el desarrollo del turismo de masas y, en Sabah especialmente, los importantes flujos migratorios, no han sido acompañados por la implementación de infraestructura necesaria para la gestión de residuos y el tratamiento de aguas. La contaminación generada representa un verdadero desastre para la biodiversidad local y un peligro para la salud de las poblaciones.

Típicamente, la contaminación por plásticos ha tomado proporciones dramáticas en algunos lugares. La isla de Gaya ubicada frente a la capital, Kota Kinabalu, es el ejemplo modelo. En un pequeño territorio de 15 km2, resorts de lujo se codean con aldeas sobre pilotes construidos por pescadores filipinos expulsados por la insurgencia Moro a principios de la década de 1980. Estas aldeas no tienen acceso al agua potable y carecen de sistema de recogida de residuos. Por lo tanto, las botellas de plástico constituyen una gran parte de los muchos envases de plástico que la comunidad, por falta de solución, arroja directamente al agua. Sumados a estos, los desechos que llegan por mar desde Kota Kinabalu debido a las corrientes.

En la bahía de al lado, los turistas se divierten buceando. ¿Se dan cuenta de cuánto se ha alterado la belleza del fondo marino en las últimas décadas? Según varios locales, los arrecifes de coral se han vaciado. Todavía es posible admirar los hermosos colores de algunos peces tropicales, pero su número ha disminuido dramáticamente y algunas especies simplemente han desaparecido.

¿Seguirán llegando turistas cuando no quede nada por descubrir? ¿No sería más eficiente para los resorts financiar y compartir la gestión de residuos de la isla o incluso la producción de agua potable, en lugar de pagar a sus empleados para que limpien las playas todos los días antes de que los clientes se despierten?

Los programas de incentivos a la recogida, donde a los residentes se les pagaba por kilogramo de desechos plásticos recogidos, así como los concursos de limpieza, ya se han probado en la isla con gran éxito. Sin embargo, la falta de oportunidades económicas para los desechos recogidos y la carencia de apoyo financiero para estos proyectos no ayudaron a mantenerlos. Además, el centro de clasificación instalado en el sitio, quizás demasiado frágil, no resistió la última tormenta tropical.

Durante nuestra escala, trabajamos con Now! (No más plástico en nuestra agua). Esta Asociación entre el sector público y el privado (APP) busca concienciar al público y organizar una cadena de valor sostenible para los desechos plásticos con el fin de reducir, reciclar y reutilizar el plástico, para detener el vertido de desechos sólidos en los océanos. Gracias a su formidable fundadora, Marinah Embiricos, pudimos reunir a 25 municipios de Sabah a bordo de nuestro barco.

Todos mencionaron su necesidad de una solución para la recuperación de residuos, especialmente residuos plásticos, y la falta de medios a su disposición. La mayoría de los residuos municipales recogidos terminan en vertederos abiertos. Solo la ciudad de Kota Kinabalu tiene un vertedero construido conforme a las normas que recibe residuos de 5 distritos. Sin embargo, este sitio ha excedido en gran medida su capacidad. Por falta de alternativas, su fecha de cierre prevista para este año se ha pospuesto hasta 2025. Un centro de clasificación y recuperación está en proyecto y debería ver la luz en 2 años. Esperamos que los recolectores que actualmente trabajan en el vertedero y que contribuyen a reducir la cantidad de desechos enterrados todos los días, no sean los grandes perdedores de este proyecto necesario, y que puedan participar aportando su experiencia en la clasificación de los residuos reciclables.

Como en todo el mundo, Malasia necesita repensar sus patrones de consumo para reducir la producción de residuos plásticos y considerar modelos eficientes y sostenibles de gestión de residuos.

El gobierno de Malasia ha tomado el toro por los cuernos al enviar de vuelta los contenedores de residuos extranjeros que han llegado al país en los últimos dos años, desde que China cerró sus puertas a los llamados residuos plásticos reciclables, la mayoría de los cuales terminaban siendo quemados o arrojados en la naturaleza por falta de oportunidades reales.

.

Malasia también ha decidido afrontar el problema de los plásticos de uso único. Como actor global en la industria de los plásticos con actualmente alrededor de 1.300 fabricantes de plásticos en la región, la tarea no es fácil. El gobierno ha identificado cuatro problemas principales: la gravedad de la contaminación por plásticos, la baja tasa de reciclaje de residuos plásticos, la falta de una alternativa ecológica y rentable, y la ausencia de un marco político uniforme. Se ha establecido una “hoja de ruta para cero plástico de uso único 2018-2030” para concienciar a la población, guiar a los legisladores regionales y acompañar a la industria en una transición hacia productos respetuosos con el medio ambiente. Las primeras medidas propuestas para 2019 son, por lo tanto, cobrar por las bolsas de plástico distribuidas a los consumidores y cambiar a una distribución de pajitas solo bajo pedido. Cada estado ahora debe implementar estas medidas.

Kota Kinabalu también está trabajando en un plan de acción y quiere convertirse en un ejemplo de ciudad “verde”.

Un acuerdo de colaboración con la Fundación NOW!

Durante nuestra escala, tuvimos la oportunidad de conocer a muchos responsables políticos y también actores del sector privado conscientes de la urgencia de aportar soluciones concretas. La propuesta de Race for Water de establecer sistemas descentralizados para transformar desechos plásticos en electricidad trabajando directamente con las comunidades y pagando a los recolectores de calle para recuperar todos los desechos plásticos ha generado un gran interés.

Desde que nos marchamos, hemos podido concretar un acuerdo de colaboración con la Fundación NOW! que esperamos movilizará al gobierno, así como a actores privados, especialmente del sector turístico y la distribución de bienes de consumo, en la implementación de un primer proyecto con nosotros en Malasia.

¿Le ha gustado este artículo? ¡Compártalo!

Nuestros patrocinadores

Patrocinador principal
Patrocinadores oficiales